El cochillo es un plato tradicional de la cocina castellana compuesto de carne de cochinillo, que en algunas ocasiones se elabora con carne de cerdo o cochinillo. Se trata de un plato de origen pastoril que se sirve caliente. La carne empleada, a medio guisar (a la que se le suele verter vino para que ablande), se suele acabar friendo con aceite de oliva en una sartén con abundante cantidad de ajos, vinagre y especias: perejil, romero, laurel, hierbabuena.

Cochinillo, confitado